Cerrar

DESCARGAR
GRATIS

GUÍA ESPECIALIZADA EN PYMES PARA TRANSFORMAR TU EMPRESA




¿Tengo un negocio o el negocio me tiene a mí?

 

Si tú eres dueño de una PyME puedes hacerte las siguientes preguntas:

 

¿Me puedo ir tranquilamente 1 mes de vacaciones y regresar y ver que mi negocio haya crecido?

¿Puedo entrar hasta la hora que se me plazca y ver que mi negocio abrió en tiempo y forma?

¿Todos los meses tengo utilidades que van en crecimiento?

¿Todos mis colaboradores saben exactamente que hacer y cómo hacerlo?

 

Si contestaste un “NO” a cualquiera de estas preguntas, entonces no tienes un negocio, el negocio te tiene a ti. No eres dueño de un negocio; sino eres el mejor colaborador de tu negocio. Eres la primera o primero que llega y el último o la última que se va. Eres quien atiende a los clientes, paga proveedores, paga servicios, paga insumos, hace la dispersión de la nómina y la paga. Si en algún momento, después de hacer tantos pagos, llega a sobrar algo, es entonces que te pagas. Este tren de “vida” no lleva a nada y no hay persona que lo aguante por mucho tiempo.

 

Son síntomas de que te falta una metodología para sistematizar tu negocio y que no todo el tiempo dependa de ti. Lo que necesitas en implantar un sistema inmediatamente en tu negocio o empresa. No es tarea fácil pero es 100% lograble. Howard Schultz sistematizó con mucho éxito la cafetería Starbucks del modelo de una cafetería italiana. Ahora Starbucks tiene 24,000 locales distribuidos en 70 países.

 

Ahora bien, establecer un sistema e implementarlo en piso no es cosa fácil. Caer en la tentación de regresar a lo que se traía es muy fácil. Se requiere de disciplina y mucha visión para saber que se tiene que conseguir. El proceso es más fácil si va de la mano de una persona que se dedique exclusivamente a implementar el sistema junto contigo. Es como querer atravesar un campo minado sin ir detrás de la persona que tiene el mapa del campo

 

Un sistema establecido te va a traer grandes beneficios a corto y largo plazo. Para empezar, vas a facilitarle la tarea a todo dentro de tu empresa. Ese “todos” también te incluye a ti. Tus colaboradores estarán muy contentos de trabajar en una empresa que lleva visión y metodología porque es una empresa en franco crecimiento. Otro beneficio es que vas a adquirir la seguridad y confianza que tus clientes siempre han buscado. Sin dudar te montarán pedidos porque saben que tienes un método para trabajar y por ende garantizas la calidad en cada producto o servicio que tienes.

 

Por último y no menos importante, estás tú y tu familia, razones por las cuales casi siempre comenzamos un emprendimiento. Tendrás más tiempo libre para dedicarte a planear y no para operar. Tendrás más tiempo libre para ti y para lo que consideres importante, desde abrir otro negocio, buscar nuevas oportunidades de inversión, etc. 

(Visited 24 times, 1 visits today)