Cerrar

DESCARGAR
GRATIS

GUÍA ESPECIALIZADA EN PYMES PARA TRANSFORMAR TU EMPRESA




¿Qué tanto implica una mala contratación?

 

Todos hemos oído o tenemos conocimiento de un dueño de PYME que está batallando todo el tiempo con un colaborador por que ya no existe compromiso.

 

“El hace como que trabaja…” piensa el dueño de la PYME y el colaborador en cuestión piensa —“ y ellos hacen como si me pagaran.”

 

Esto se convierte en un gran círculo vicioso que no lleva más que a la pérdida de productividad, creación de tensiones y conflictos e incluso, en su parte más grave, a la pérdida del clima laboral. Aquí aplica bien el dicho: Una manzana podrida puede echar a perder todo el barril.

 

Estas historias se cuentan por donde quiera. En las grandes, medianas y pequeñas empresas. Es cuando tú, cómo dueño de PYME empiezas a cuestionarte:

 

¿Cómo se coló esta persona a mi empresa?

¿Quién lo contrato?

Parecía un buen elemento… ¿Qué le pasó?

 

Lo cierto es que ninguna de estas preguntas nos encaminan a la solución. Generalmente contratamos a diestra y siniestra (más siniestra que diestra) ya que casi todo el tiempo nos manejamos en el cuadrante de lo urgente y no en el de lo importante. Seguramente has visto muchas empresas quebrar por la cuestión del capital humano. Es algo tan complejo que nunca llegas a conocerlo o dominarlo a la perfección. Los dueños de PYMES empiezan a contratar para “tapar” una deficiencia operativa, sacar un pedido atrasado, cumplir con ciertos compromisos con nuestros clientes, cubrir una incapacidad, etc. Lo cierto es que todo esto es parte de una mala planeación. Es entonces que empezamos a inflar y a inflar la nómina hasta que nos damos cuenta de que tenemos una bola de nieve que se torna muy costosa. Las nóminas infladas es una de las causas que más llevan a las PYMES a la quiebra. Por sus finanzas, las PYMES son muy susceptibles a esta alza en las nóminas.

 

Por otra parte, el costo de una mala contratación puede llegar a ser hasta de 10 veces el salario de esa persona. En esta estimación no se toma en cuenta el monto de la liquidación e indemnizaciones que nos marca la ley. Incluso este costo puede ir aún más lejos si por culpa del colaborador perdemos un cliente con el que pudiéramos cerrar buenos negocios en el futuro. Este costo no está estimado.

 

Es por eso que dentro de una PYME, el dueño NO PUEDE DELEGAR LA RESPONSABILIDAD del reclutamiento a sólo un departamento. En el proceso debe estar involucrado él o ella y el jefe inmediato de la persona a contratar. Tampoco se espera que el proceso lo realice en su mayoría el dueño, pero sí debe estar involucrado en algún paso.

 

Esto también incrementará tu nivel de liderazgo con tus colaboradores. Ellos sabrán quién eres tú y no permanecerás como un dios intocable dentro del Olimpo.

(Visited 16 times, 1 visits today)