Cerrar

DESCARGAR
GRATIS

GUÍA ESPECIALIZADA EN PYMES PARA TRANSFORMAR TU EMPRESA




Despide rápido, contrata lento

 

¿Debo despedir a un colaborador? Es un tema difícil pero necesario, no existe como tal un proceso, documento o metodología propia para tomar una decisión así, lo que si podemos hacer es tomar la mayoría de los factores relacionados al respecto, por ejemplo: ¿Esa persona cumple con sus actividades (según su manual o perfil de puesto)? ¿Ha faltado al reglamento de la empresa? ¿Te alcanza para pagarle? ¿Qué tanto valor le agrega a la empresa? y todas las preguntas relacionadas con factores similares.

 

Una de las metodologías importantes para esta decisión es la retroalimentación formal del personal, un sistema en el que al menos cada mes tengas una junta con cada una de las personas que te reportan directamente, ahí puedes ir viendo cómo van; y la misma persona, cuando tú le dices sus áreas de oportunidad (lo que no hace bien) va dándose cuenta de que si no cambia pues se va a tener que ir.

 

Uno de los problemas fuertes de las PYMEs (Pequeñas y Medianas Empresas) es que “contratan rápido y despiden lento” cuando debe ser al revés, sin embargo, esto debe implementarse contratando lento primero, evalúa en este momento de tu empresa que tan “rápido” puedes despedir en realidad. Después, empieza a contratar lento, el primer paso es tener un manual o perfil de puesto que describa detalladamente todo lo que esperas de esa persona: cómo debe ser, actitudes y aptitudes, que tareas específicas va a desarrollar, cómo la vas a evaluar, etc.

 

Luego busca recomendaciones de colaboradores que ya sean así, les llamamos “A players” es decir, colaboradores que sean como el mejor colaborador que hayas tenido, las personas nos juntamos con otros igual que nosotros, así que si tienes un A player es más probable que te recomiende otros A players.

 

Tómate tu tiempo para hacer los filtros necesarios, haz entrevistas detalladas y muy específicas, al menos unas 3, la primera puede ser por teléfono para un primer filtrado, la segunda personal, para saber sobre sus trabajos anteriores, su familia, su entorno, etc., y una tercera para asegurarte que esa es la persona que necesitas para el puesto que tú necesitas. Puede ser que tengas un A player pero no para el tipo de trabajo específico que tú necesitas.

 

Finalmente, no olvides las referencias, son clave en el proceso, el candidato debe facilitarte los datos para comunicarte con las referencias, deben ser por lo menos 7 referencias: 3 jefes anteriores y 4 colegas o 3 jefes anteriores, dos colegas y dos subordinados en el caso de que el puesto vaya a tener subordinados.

 

Es largo, toma su tiempo, pero vale la pena contratar lento, una vez que empieces a tener más A players en tu empresa ahora si puedes empezar a despedir rápido y sabrás con claridad cuando es el momento justo.

(Visited 5 times, 1 visits today)