Cerrar

DESCARGAR
GRATIS

GUÍA ESPECIALIZADA EN PYMES PARA TRANSFORMAR TU EMPRESA




¿Se puede realmente delegar?

Hemos visto muchísimos casos en los que el problema de la delegación de funciones tiene dos características comunes, por una parte, los procesos no están documentados y por otra las personas en los puestos no son las adecuadas.

 

¿Para qué documentar? Sencillo, para que otro lo haga por ti, si no documentas, si no pones por escrito y detallas exactamente las actividades que quieres que otros hagan y cómo quieres que se hagan en tu empresa, nadie más podrá hacerlas o, no las harán correctamente, y tal vez pienses que hay actividades que crees que nunca dejarás de hacer, por ejemplo, relacionadas con las finanzas o con la atención a clientes, porque sólo tú puedes manejar el dinero o porque tus clientes solo quieren ser atendidos por ti. Sin embargo, podemos asegurarte que esto es sólo una idea y ¿por qué estamos tan segura

Os ? Porque observamos las grandes empresas cómo es que han crecido.

 

¿Es que acaso el dueño de Mc Donalds sigue atendiéndote cuando vas por una hamburguesa? O el dueño de tu compañía de televisión por cable ¿te convenció de entrar a su programa de internet, telefonía y televisión?

Luego está el tema del dinero, que es el que más cuesta creer que alguien más podría manejar mis finanzas, sin embargo en este sentido puedes tener un sistema de controles adecuados junto con tu banco para el manejo del dinero, al menos una parte de él, eso por una parte y por la otra un adecuado, muy adecuado sistema de selección de personal sobre todo para estos puestos, ¿a quién estás contratando? ¿Pides referencias? ¿Firman una carta de confidencialidad?, etc. Asesórate con un abogado para esto, aplica para vendedores y ¡todo el personal en tu empresa!

 

Pero, la parte en la que puedes tener absoluto control es en la parte de la sistematización y documentación, crea un sistema detalladísimo de cómo quieres que se lleven tus finanzas, (al menos alguna parte de ellas) de cómo quieres que se atienda a tu clientes, documenta hasta el más mínimo detalle, luego prueba, corrige, prueba de nuevo, vuelve a corregir, encuentra a las personas adecuadas, ¡vuelve a intentarlo!! Si otros lo han logrado, ¿por qué tú no?