Cerrar

DESCARGAR
GRATIS

GUÍA ESPECIALIZADA EN PYMES PARA TRANSFORMAR TU EMPRESA




¿Por qué no es lo mismo utilidades que flujo de efectivo?

Un error muy común en las PYMES es creer que las utilidades representan dinero que “sobró” o “ganancias” que se pueden usar para gastarse libremente.

 

Esto no es así, las utilidades se obtienen de un estado financiero llamado Estado de Resultados y están determinadas por la facturación de  ventas.  Cuando nosotros vemos un estado financiero, esa información que “leemos”, ya pasó. El estado de resultados tiene más que ver con la productividad de la empresa que con la cantidad en efectivo con que se cuenta para gastos, por lo que en un estado financiero no se refleja esta información.

 

En el estado de resultados todo es en base a facturación, el dinero que aparece en el renglón de utilidad neta no es dinero real en la cuenta del dueño, si no se entiende esta gran diferencia, entre el estado de resultados y el flujo de efectivo, puede ser que esa utilidad neta nunca la vaya a ver el dueño porque puede estar en cuentas por cobrar a clientes que siempre se retrasan en los pagos.

 

El flujo de efectivo tiene que ver más con el dinero que se cuenta “realmente”, dinero que se puede usar para pagar proveedores, nóminas, etc. éste debe registrase en el momento en el que entra ese dinero y luego hacer una planeación de lo que se pretende gastar en las próximas semanas, es decir ingresos esperados, y también lo que pensamos pagar o gastar.

 

La diferencia entre estos dos conceptos más el saldo inicial en banco nos dará el flujo proyectado de efectivo que cómo hemos mencionado, no es lo mismo que la utilidad. Existe una nueva metodología, Profit First (utilidades primero) del Gurú de las PYMEs y emprendedores Mike Michalowicz, que ayuda a las PYMEs a poder entender y de manera práctica, manejar el flujo de dinero en la empresa, y al mismo tiempo “forzar” a la empresa a ser más rentable. Vale la pena que investiguen un poco más sobre esta metodología y el libro que habla de la misma. Podría transformar radicalmente la forma en que entiende y lleva las finanzas en su empresa y podría impactar enormemente a su rentabilidad.